Un mundo de colores y de ilusion.

Lectores.

domingo, 2 de enero de 2011

"No quiero saber nada más de ti."





-Antonio, te noto distante, te noto diferente, noto que no eres el mismo.- Le dijo Raquel, mientras estaba abrazada a él. 
Sentía que sus abrazos no eran igual de sentimentales que antes, sentía que el día a día estaba cambiando, que apenas pasaban tiempo juntos, que la llama se iba apagando.
-¿Yo? Soy el mismo de siempre nena.- Le dijo con voz temblorosa.
-No Antonio, sé que no. Llevamos 5 meses saliendo, te conozco lo suficiente, y aunque creas que no, sé perfectamente cuando estás bien y cuando estás mal. Conozco cada una de tus miradas, cada una de tus sonrisas, cada uno de tus gestos. Y sé que últimamente no eres el mismo, sé que sientes lo mismo que yo, que la llama se apaga, pero por esa mirada, también sé que tienes miedo a decírmelo, y de perderme para siempre.
-Raquel, me alegra mucho que saques este tema de conversación. Sabes perfectamente que nunca estuve seguro de todo. Que esto para mi era solo una locura, a esto se le llama vivir sin pensar las consecuencias, sin miedo a nada, sin miedo a romperme el corazón a mi mismo, y a ti. Pero ese miedo acaba de aparecer. Me he dado cuenta de que esto es solo un error, que ya no siento lo mismo contigo, y quizás esté enamorado de otra persona, no lo sé. No sé nada. No sé lo que siento, lo que quiero, y por lo que quiero luchar, no sé nada.
-¿Con esto quieres decir qué...?- Raquel se separó de él y le miró a los ojos- Antonio... creía que me querías, creía que seguías adelante con esto porque querías, porque de verdad te importaba...- apartó la mirada al suelo y se le humedecieron los ojos.
-Raquel, quizás ahora esté cometiendo otra locura de esas, y quizás al separarme de ti me doy cuenta de que no puedo vivir sin ti. Pero no sé que siento Raquel. Ahora solo siento un vacío muy grande en mi corazón, lo siento dolorido.
A Raquel, en ese mismo instante, se le vinieron miles de recuerdos a la cabeza sobre los 5 meses vividos junto a él. No se podía creer que el destino le deparara eso, quería vivir el esto de su vida junto a él, y no le importaba nada más, pero sentía que no podía luchar contra eso. Rabia, dolor, enojo... muchos sentimientos hacia Antonio, pero sobre todo, le quería, le quería como nunca había querido a nadie en toda su vida, y en ese momento solo quería desaparecer, volver al pasado y luchar para que eso no pasara, pero sabía que no podía.
-Raquel, lo siento muchísimo...
-No sabes nada Antonio, no sabes nada. No sabes el dolor que estás causando, no sabes lo mucho que te amé, te amo, y seguro que te seguiré amando, no sabes nada. Creía que nunca dudaste sobre tus sentimientos hacia mi, pero veo que no se puede confiar en nadie. Solo decirte que nunca voy a olvidar todos los momentos... que los guardaré como un tesoro.
Raquel, con lágrimas en los ojos, se marchó,dejando a Antonio con la palabra en la boca. Se sentía sola. Desde hace 5 meses, volvió a sentir lo que era la soledad, y esa felicidad inmensa que tenía cuando estaba a su lado desapareció.
De camino a su casa y llorando desconsolada, Raquel gritó: "No quiero saber nada más de ti Antonio, no quiero saber nada más de ti."





Hola chicos! Pues como veis aquí, una historia bastante dramática, que a raíz de aquí iré creando una historia, publicando cada día una parte. Espero que la disfrutéis y os aficionéis a esta. Si os ha gustado, os agradecería que comentéis y que votéis.
Un beso lectores (L)

                                               4deSeptiembre2010#.

1 comentario: