Un mundo de colores y de ilusion.

Lectores.

viernes, 28 de enero de 2011

Es fácil encontrarse en una gran ciudad... Es mejor cambiar tu vida de forma radical. Nuevas realidades, personas nuevas y, sobre todo, ningún recuerdo. Un año de charlas difíciles en inglés, ayudadas por la presencia de algún que otro español encontrado casualmente. Todo muy divertido, una realidad llena de colores, música, sonidos, tráfico, fiestas y novedades. Un inmenso ruido envuelto en silencio. Nada de lo que la gente te decía tenía que ver con él, podía evocarle, darle vida de nuevo. Él... Días inútiles para dejar descansar mi corazón, mi estómago, mi cabeza. Él. Imposibilidad total de retroceder, de estar en un momento debajo de su casa, de encontrarla por la calle. Él. En Nueva York no hay peligro... En Nueva York no hay espacio para Battisti: "Y si vuelves a mi mente basta pensar que no estás, que estoy sufriendo inútilmente, porque sé, yo lo sé, yo sé que volverás." Falsos acordes para intentar evitar todos los sitios que conoce y fecuenta también él.

2 comentarios: