Un mundo de colores y de ilusion.

Lectores.

sábado, 29 de enero de 2011

Hay gente que me hace feliz tan sólo sentándose a mi lado, escuchando mis problemas, haciéndome reír a cada segundo que estoy en su compañía y abrazándome cuando ve que se me viene el mundo encima, protegiéndome así de todo lo que pueda caer y hacerme daño, aislándome del mundo. Tal y como hace él, en cada minuto, en cada segundo de su estancia a mi lado, desde ese 4 de Septiembre a las 20:45 hasta ahora, siempre escuchándome, dando su opinión sobre todo y lo más importante: haciéndome la niña más feliz del mundo. Nunca pensé que en el mundo existiría gente así, tan dispuesta a entregarlo todo por el prójimo, pero me di cuenta de que sí, existe gente así, como él. Dispuesto a entregarme su vida si hace falta, a hacer lo posible para verme, y cuando me ve, hacerlo con la mayor sonrisa existente para contagiarla, aunque a él le cueste la propia vida sacarla. Nunca pensé que ninguna persona en este mundo se ganaría todo mi cariño y toda mi confianza con solo unas palabras, un beso, un abrazo, una mirada. Con solo pronunciar mi nombre, esa persona se ganó todo lo que había en mi, haciéndome su presa. Y nunca pensé que estaría tan dispuesta y segura de todo. Dispuesta a dar mi vida por él si hace falta, hacer lo que sea para que la llama siga encendida y que nunca se apague, para durar 4 meses y 25 días a su lado, y más. Segura de que quiero estar con él, de que quiero pasar el resto de mis días amándole como si del primer día se tratara. Haciéndole creer que está en un cuento, un cuento en el que el es mi rey, yo soy su reina, y nosotros hacemos lo que queramos con este cuento, y con el día a día vamos formando todas y cada una de las páginas que formaran ese cuento. Y siempre, siempre estuve segura, desde el primer momento, que serías tú esa persona que me acompañara por un largo periodo en el camino de la vida y que nunca se iría de mi lado, esa persona que me entregaría todo el cariño del que disponía. Esa persona que me daría esos besos tan dulces que hacía que me perdiera en su mundo, en sus labios cálidos y húmedos, dulces y blandos. Esos labios que tanto me gustan. Esa persona que me diera esos abrazos y me aislaría del frío. Esa persona que haría tantas cosas por mi...

# 04.09.2010 ~

4 comentarios:

  1. Esas personas hacen el mundo especial, tienes suerte de haberte encontrado con uno :)
    Qué bonita entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, he tenido esa suerte y espero que me dure mucho tiempo :)
    Muuuchas gracias ^^
    Un beso (L)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo31.10.11

    es precioso (:

    ResponderEliminar