Un mundo de colores y de ilusion.

Lectores.

domingo, 16 de enero de 2011

Miedos.

Miedos.
Todos hemos tenido alguna vez miedo a algo.
Cuando eramos pequeños, teníamos miedo a la oscuridad, no sabíamos que clase de monstruo se encontraba debajo de nuestra cama, o dentro del armario. Miedo a los pasillos oscuro, no saber que clase de fantasma hay en cada una de las esquinas o puertas, escondido para asustarte cuando menos te lo esperas. Miedo a que se nos pierda ese juguete tan preciado. Miedo a que cuando nos encontramos ante algún peligro no aparezca nuestro súper héroe a ayudarnos. Pero va pasando el tiempo, vamos creciendo, y nuestros miedos van cambiando.
Ahora tenemos miedos como el de llegar al final del camino y no saber que te depara el futuro. Miedo a perder a esa persona tan importante en tu vida, y no saber que hacer ante esa situación. Miedo a encontrarte solo ante una multitud de gente y no saber que hacer, a dónde ir, ni como reaccionar. Miedo a que todo tenga un fin, que el mundo acabe, o que la vida pronto se acabe. Miedo a fracasar en aquello que tanto te gusta, y ver que no tienes futuro para eso. Miedo a no hacer lo correcto y que eso se quede marcado en nuestra conciencia para toda nuestra vida. Miedo a hacer daño a alguien y que esa persona nunca te perdone. Muchas clases de miedo, muchos tipos de personas y todas diferentes. Todos tenemos nuestros más y nuestros menos, pero al fin y al cabo todos nos parecemos en una cosa, y es en que todos tenemos miedo a algo. A todos nos gustaría quedarnos sentados en un sitio fijo viendo el tiempo pasar, a las personas seguir su vida, mientras tú estás ahí, pensando que de esa manera nunca llegará el fin de algo o nunca aparecerá uno de tus miedos. Pero no, esa no es la solución. Lo que hay que hacer es seguir adelante y dar la cara, y así poco a poco todos y cada uno de tus miedos irán desapareciendo, al igual que tus miedos cuando eras pequeños desaparecieron por completo.

1 comentario:

  1. Es normal tener miedo a el final, sobre todo cuando te das cuenta de que le tienes todo y que eso, podría cambiar en cualquier momento. Pero no temas, si de verdad lo valoras, y eso se nota en como cuidas lo que tienes, no habrá un final próximo.
    Preciosa entrada :)
    Un beso.

    ResponderEliminar