Un mundo de colores y de ilusion.

Lectores.

martes, 4 de enero de 2011

"Tío, lucha por ella"

-No me lo puede creer tío, he hecho la locura más grande de mi vida, sin pensar. Dejé que toda la magia se perdiera, porque creía que me estaba equivocando, pero no, ahora me doy cuenta que estaba haciendo lo correcto, que con ella a mi lado mi vida es normal, ahora solo es una simple locura. Correr por correr, llorar por llorar, reír por reír, hacerlo todo porque sí, sin tener ningún sentido. Mi vida sin ella no tiene sentido tío...-Antonio estaba muy arrepentido de lo que hizo. La quería en su vida, y ya no sabe como recuperarla. 
-Tío, lucha por ella. No te rindas, no tires la toalla ahora. Ganatela igual que te la ganaste hace 5 meses. Ella te quiere, lo sé, lo sabes, lo sabe, lo sabemos. Seguro que ella también te echa de menos, solo lucha tío, lucha. 
Antonio caminaba por el parque con su amigo Jorge. Jorge era el novio de Belén. Los 4 solían salir en pareja desde hace más de 1 año. Así fue como Raquel y Antonio se conocieron. 
-Tío, estoy intentando contactar con ella y no me coge el teléfono, ¿que más tengo que hacer? -dijo, un poco triste. 
-Pasate por su casa, no creo que sea capaz de dejarte en la calle. Llevale un detalle: flores, bombones, una carta... cualquier cosa. Como hacías para conquistarla hace 5 meses. Tío, sé que puedes. 
Las palabras de Jorge fueron esperanzadoras. Eran amigos desde que eran unos críos, y Jorge era capaz de todo con tal de ver a su amigo feliz, como siempre lo había estado. 
-¿Y si le ha pasado algo y por eso no doy con ella?- dijo Antonio preocupado.- La volveré a llamar. 
Antonio coge el teléfono, y vuelve a marcar. Se sabía el número de memoria y no le hacía falta buscar en la agenda. Esta vez, si le cogieron el teléfono. 
-¡Raquel! Lo siento, lo siento, lo siento, lo siento... te quiero muchísimo, no sabía que me iba a sentir así, estoy muy arrepentido, dame otra oportunidad, por favor... 
-Soy Belén. -dijo ella un poco asustada. 
-Ah, ehm... ¿Y Raquel?- dijo él, sonrojado. 
-Ahora se pone.
Antonio esperó unos 10 minutos, pero al fin se puso Raquel al teléfono.
-Nena, lo siento mucho, no quise hacerte daño a ti ni a mi. Eres lo mejor que me ha podido suceder en la vida, no te quiero perder. Quiero que todo sea como antes, que nunca dejes de quererme, y yo nunca dejar de hacerlo. Te quiero Raquel, te quiero...
-Antonio, ya no sé si creerte... Te creí, te di toda mi confianza, y así lo pagaste. Yo también te quiero, más de lo que piensas, pero no quiero que me vuelvas a destrozar el corazón...
-Te doy mi palabra de que no volverá a pasar, confía en mi.
-Bueno... vale. 
-No te arrepentirás Raquel, lo prometo.- dijo él, feliz.
*Bip,bip*
Raquel colgó. Ella quería parecer difícil de ganar, pero tenía que admitir que estaba loca por Antonio y que le daría una oportunidad y miles de oportunidades como esas, porque nunca había sentido nada por nadie. Y ahora, solo le importaba él, y luchar para que todo vuelva a ser como antes.

Bueno, pues esta es la tercera parte de mi historia. Espero que os esté gustando hasta ahora. Como habéis visto, van apareciendo poco a poco más personas, y la relación que al principio parecía haberse perdido del todo, está volviendo a coger forma. Esperemos que siga así. La cuarta parte no os diré de que va, pero seguro que os gusta. Espero que os estéis aficionando a esta historia, y ya sabéis, si os gusta como si no, me gustaría tener vuestros votos, y por favor, no os vayáis de aquí sin comentar.
Un beso lectores(L) 

4deSeptiembre2010#. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario