Un mundo de colores y de ilusion.

Lectores.

domingo, 13 de febrero de 2011

La rutina. Esa rutina que tanto echaba de menos y que tanto me costaba realizar con normalidad. La felicidad. Esa inmensa felicidad que tenía siempre y la que tengo ahora al haberla recuperado y al haber superado todos los problemas que se me han puesto por delante este último mes. Nunca pensé que iba a poder volver a la normalidad y ser esa niña tan feliz que era antes. Nunca pensé que iba a poder superarlo todo y volver a sonreír como si nada hubiera pasado, pero lo he hecho. He superado todo esto, y ahora me siento más fuerte que nunca. Me siento inmune a todo aquello que pueda destrozarme el corazón y crear un gran vacío en mi, pero también he aprendido a como volver a montar mi corazón cuando eso pase. Los verdaderos amigos ocupan un gran papel en esta entrada, si no llega a ser por ellos, aún no habría recuperado aquella felicidad que perdí. He vuelto a la normalidad, escribo con frecuencia y me salen textos bastante agradables, y eso es lo que más me interesaba. Desde que dejé esto un poco de lado, sentí que ya no era la misma, y que muy a mi pesar, algo serio me pasaba. Quiero darle las gracias a esos amigos que, a pesar de todo, están ahí siempre que lo necesito. Darle las gracias por las tardes que me hacen pasar, que quiera que no, eso ha hecho que vuelva a ser la que era. Y quiero centrarme en una persona que, en estas ultimas semanas, me ha estado demostrando que puedo confiar en él para lo que sea. Sí sí, le debo mucho. Juan Manuel Pascual. Gracias por escucharme cuando verdaderamente estoy mal, por darme todo el cariño que en ese preciso momento necesito tanto, por tener la compasión que tienes conmigo, por sacarme una sonrisa sea como sea, de una manera u otra, por preocuparte tanto por mi, y sobre todo, por ser mi amigo durante estos 2 años, en los que me has demostrado lo muchísimo que vales como persona. Gracias, gracias por todo, sin ti ahora mismo no sé lo que haría. Y por todo esto y más, me he dado cuenta de que te quiero en mi vida para siempre, que sigas ejerciendo el papel de hermano mayor, que lo haces muy bien, aunque en el fondo solo seas un amigo que conocí por pura casualidad, cosas del destino. 
Gracias, gracias por todo. Te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario