Un mundo de colores y de ilusion.

Lectores.

viernes, 25 de febrero de 2011

Siempre.

(Escrito en una noche de inspiración y sin poder dormir. Dirigido directamente a ÉL)
Son las 3:45 am, y no puedo dormir. ¿Quién es el culpable de eso? Tú y tu maravilloso mensaje. Ya no sé que hacer contigo, de verdad, no lo sé. Harta me tienes. Me tengo que pensar muy seriamente lo nuestro...
Tengo que pensar y aclarar las cosas. Tengo un conjunto en mi cabeza, no sé exactamente lo que siento por ti, solo sé que es algo muy fuerte. Te amo muchísimo, más de lo que imaginas, mucho más, pero... demasiado poco para lo que una persona como tú se merece.
¿Te confieso una cosa? Yo, al empezar contigo, me tomé esto como un reto, un desafío, desafío que consistía en ser yo misma con la persona que más quiero, demostrarle día a día mis sentimientos, hacer de esa persona alguien maravilloso solo con mi cariño, sobretodo, hacerla feliz y hacer, o mejor dicho, intentar, que esto durara mucho tiempo. Me planteé todo esto como una especia de juego. Un juego en el que ningún momento debía aparecer "Game over" ni "Try again" o algo por el estilo. De momento, voy ganando.
¿Sabes? Me encantan estos momentos de no poder dormir y ponerme a recordar todos y cada uno de los momentos pasados a tu lado, y que al recordarlo, me sienta tan tan especial, que por un instante me siento diferente, otra persona. Me gusta el tenderme por la noche y ponerme a pensar en todo lo vivido a tu lado. Momentos que creía que nunca iba a vivir con una persona sin tratarse de un cuento de fantasías, pero me he dado cuenta de que todo es posibles y que esos momentos se pueden vivir. Pero ya no es el simple echo de haber vivido todos esos momentos con alguien, sino el haber vivido esos momentos con la persona que más he querido en mi vida. Han sido 174 días, como ya te dije, que se puede resumir en buenos momentos. 174 días diciéndote lo mucho que te quiero... creeme, no ha pasado ni un solo día sin habértelo dicho. No he pasado ni un solo día de estos sin haber hablado contigo aunque fueran minutos, ni un solo día en el que no me hayas sacado una sonrisa con un simple "Hola" o unas palabras bonitas. No ha pasado ni un solo día en el que no me haya sentido querida, ni un solo día que no me hayas demostrado que eres tú esa persona que más me va a querer, y que eres el elegido para seguir conmigo el resto de nuestras vidas. Porque ese 4 de Septiembre sentí que volvía a nacer y empezaba una nueva vida a tu lado. Y no quiero morir, no quiero que esta vida acabe, porque este es el estilo de vida que he elegido para seguir, y no quiero otro.
Gracias por todo lo que has hecho por mi, nunca me separaré de tu lado, y lucharé para que tú no lo hagas.
5 meses y 3 semanas a tu lado.
TE AMO ANTONIO.

7 comentarios: