Un mundo de colores y de ilusion.

Lectores.

sábado, 11 de junio de 2011

Le debo todo.

Y te ves perdida. Ves que se te presentan miles de problemas sin solución. Ves que todo se vuelve en tu contra, que todas las personas caminan en dirección contraria a ti. Y en ese momento, crees que el mundo no está hecho para ti. En ese momento solo quieres desaparecer del mapa, y que a su vez, desaparezcan todos los problemas. En ese momento solo piensas en encerrarte y llorar y llorar. Pero en el fondo, lo único que necesitas es una sonrisa de un amigo que te hará olvidar todo. Momentos en los que crees que está todo perdido. Y de repente, aparece una luz. Esa luz que iluminará tu camino y te sacará de todo. Pero, te das cuenta de que esa luz tiene nombre y apellidos, y en su tiempo ocupó un papel importante en tu vida y vuelve para volver a ser lo que era. Y esa luz es él. Llega, te acoge en sus brazos, te besa. Y al día siguiente lo primero que hace es preocuparse por ti, por tu estado de ánimo. Preocuparse en si vuelves a sonreír o no. Ves que llega con la mayor de sus sonrisas, con intención de contagiartela. Y en ese momento te dice: "Solo quiero que vuelvas a sonreír...te prometo que te sacaré de todos esos problemas" En ese momento, le cuentas todos tus problemas. Como transcurrió tu día, lo mal que estás, lo mucho que deseas que todo sea como antes y que él esté a tu lado. Acto seguido, dice: "¿Quieres volver?" En ese momento, ves que en ese tunel largo y oscuro en el que te encuentras metida, de repente, aparece una luz. Una luz que te guiará en todo el trayecto y evitará que vuelvas a chocar y caer. Evitará que te quedes parada, viendo todo pasar, sin hacer nada. Evitará que pises el acelerador y hagas las cosas sin pensarla. 
En ese momento, lo amas más que nunca. En ese momento, es lo único que necesitas para seguir adelante. En ese momento, te sientes realmente agradecida. En ese momento, vuelves a tener una razón por la que sonreír y seguir adelante.
TE QUIERO.

miércoles, 8 de junio de 2011

Ahora y siempre...

Y después de llevar semanas sin escribir, traigo novedades y nuevos sentimientos que expresar.
Hace 4 días, fue nuestro aniversario. 9 meses a su lado. Quien lo diría. Palabras bonitas, textos, canciones, besos, abrazos, sonrisas, caricias, miradas, promesas, te quieros... ahora todo eso queda en un simple recuerdo. Sí sí, lo que leen, un simple recuerdo. Una bonita fecha, unos bonitos 9 meses. ¿Y qué ha quedado? Nada. Falsas promesas que nunca fueron cumplidas. Y duele. Todo esto duele. Que la persona que más has amado en toda tu vida y que sabes que, a pesar de todo, seguirás amando, haya decidido seguir el camino sin ti. Haya decidido estar solo un tiempo, sabe Dios para qué. Y rumores. Rumores que hacen que no vuelva a ser la de antes a su lado. No sé como esto me puede estar pasando a mi. ¿Y que tengo que hacer ahora? ¿Lamentarme o luchar? Llevo luchando 9 meses por mantenernos, y una se cansa de ser siempre la que de el paso. Pero le quiero. Le quiero y no le puedo dejar ir. ¿Por qué a mi? ¿Por qué la persona que más amo? ¿Por qué la diferencia de edad? ¿Por qué la diferencia en cuanto a los estudios? ¿Por qué lo estropean todo sus amigos y los rumores? ¿Por qué le tuve que elegir a él? No lo sé. Solo sé que lo mío fue a primera vista, un simple flechazo, y que esto me costará superarlo. Y a veces me gustaría pensar que nada a sucedido... 
Ya no me quedan lágrimas por derramar. No volveré a ilusionarme si no es con él. Le quiero. Quiero tenerle a mi lado. No es tanto pedir, ¿no? Quiero que me bese, que me diga que me ama a mi y solo a mi y que no deje de hacerlo nunca. Quiero que sea mío, ahora y siempre.
Quiero... que ese 4 de Septiembre vuelva a ilusionarme como lo hacía antes.