Un mundo de colores y de ilusion.

Lectores.

martes, 24 de diciembre de 2013

2013.

Creo que hoy, 24 de Diciembre, toca hacer un balance de este año 2013. Este año para mi ha sido... raro. Tengo razones para decir que el peor pero también para decir que el mejor, así que nos quedamos en un punto medio.
Pensándolo bien, tengo todo lo que siempre he querido y lo que me falta por tener, sé que está por llegar. Pero lo peor de todo es que empecé el año con ella y lo tengo que acabar sin ella.
Ha sido un año lleno de alegrías, de buenísimos momentos, de buenísimos amigos, de gente que ha estado ahí al principio y que, por suerte, ya no está. Digo por suerte porque si el destino decide que algo/alguien no esté en tu vida es porque viene algo/alguien mejor. Y sobre todo, he ido a mejor. Yo y la gente que estamos a mi alrededor hemos ido a mejor y joder, que alegría. Que alegría ver que eso de "las gallinas que entran por las que salen" es cierto. Lo mejor es que ha entrado demasiada gente, más de la que se ha ido.
Desde Septiembre hasta ahora he conocido a gente genial. He conocido a gente con la que ahora comparto miles de momentos. He conocido a los mejores amigos que se pueden tener. "Alcalá Shore" Están locos hasta pa' eso. Gente con la que las risas están aseguradas. Gente que ha estado ahí cuando más sola me sentía. Gente que me ha hecho grande. Tengo que decir que son los mejores, que espero terminar y empezar el año con ellos y que no sea el primer año juntos ni el último.
Aparte de ellos, he conocido a mucha más gente que creo que no es necesario nombrar porque ellos lo saben. Gente que está haciendo de mi lo que soy ahora. Gente que está consiguiendo que vuelva a ser la que era antes y que por fin consiga superar, poco a poco, la mayor pérdida que he tenido nunca.
Te echo de menos, rubia. No sabes cuánto te echo en falta y ahora más, en las fiestas. Ha sido un año duro y muy difícil. Sé que hay que estar preparado para cualquier cosa, pero tu pérdida no la tenía en cuenta. Y pensar que de ahora en adelante no volveré a vivir momentos contigo... Pero que sepas que estarás en mi mente en todo lo que haga, como llevas estando más de 7 meses y como has estado siempre mientras tú estabas en Valencia y yo aquí.
En resumen, ha sido un gran año. Quitando eso, algo que me ha cambiado a mi y mi forma de ver la vida. Y ahora sé que lo mejor está por venir, que siempre hay que ir a mejor. Que de los errores se aprenden y lo pequeño se hace grande. Y disfrutar por los que no están, por los que se fueron. Tenerlos presentes siempre porque... Nunca se han ido. Siguen estando ahí.

Gracias a todas personas que han aparecido, a esas que han hecho que mi año sea increíble y a esas que ya no están, sea de la manera que sea. Gracias y espero que esos que estáis, sigáis ahí y que aún nos queden momentos por vivir.

¡Feliz Navidad a todos!

domingo, 1 de diciembre de 2013

Por favor, ayuden a difundir.

Aquí estoy, de vuelta. En épocas de exámenes y creedme cuando digo que, si estoy aquí, es por algo realmente importante. Estoy ocupando parte de mi tiempo en escribir esta entrada solo para difundir algo que creo importante. Hoy, casi 7 meses después, se han descubierto las causas de la muerte de mi amiga. Ha muerto por consecuencia de la vacuna del papiloma. La vacuna que, según médicos, previene el cáncer de útero. Lo que no te dicen es que esa vacuna puede provocar efectos secundarios peores como dejar a una chica tetrapléjica o llegar a algo peor, la muerte. Hoy, casi 7 meses después, sigo preguntándome que por qué a ella y sé perfectamente que no va a volver. Sé que no volveré a verla ni a abrazarla y no quiero que nadie pase por lo mismo que yo. No quiero que familias se rompan, que se pierdan a amigos ni nada por el estilo. Por eso quiero difundir esto, porque no quiero que su muerte sea en vano ahora que sabemos las causas.

POR FAVOR, MIRAD ESTE VIDEO. Solo son 8 minutos. 8 minutos en los que veréis la realidad, lo que una vacuna que no es necesaria puede causar. Y difundid, difundid este vuestros familiares para que estén informados y que no vuelva a pasar. Sé que algo así no puede influir en vuestras decisiones pero si pueden ayudar a que elegir y está en vuestra a mano vacunar a vuestras menores de esto. Pero por favor, estaría mejor que no volviera a pasar. Comienza una lucha.

Por Alba Rosso Cerquera. Por sus familiares. Por su madre, su hermana, sus amigos y por mi. Porque por culpa de algo que supuestamente te ayuda y te cura, te he perdido.



https://www.youtube.com/watch?v=MjPYPks6NMQ

viernes, 20 de septiembre de 2013

Todo llega, todo pasa, todo cambia.

Nunca sabes que te espera el futuro. Algo que ahora tienes totalmente claro, algo que crees que te va a durar eternamente, puede irse al traste. Nunca sabes en que momento, a que alturas de todo, pero todo puede venirse abajo y llegados a cierto punto puede costar sacarlo a flote. Pero no por eso hay que venirse abajo, ya que este es el peor momento. El momento en el que todo lo vivido se te viene a la cabeza y haces una valoración de recuerdos buenos y malos para recordar los buenos. Y piensas. Piensas y te confunde el creer, o incluso saber con certeza, que nada será como antes. Y es ahí cuando empiezas a valorar realmente todo: A las personas, los momentos, los detalles... Valoras la vida. Y en medio de todo este proceso se te vienen millones de cosas a la cabeza y no te queda otra que entender que aunque un periodo, ya sea bueno o malo de nuestra vida, nunca será eterno. Y acabas entendiendo que, solos o acompañados, el día a día hay que vivirlo. Cada minuto, cada segundo, cada momento. Que cuando una puerta se cierra, otra se abre. Y quizás esta puerta sea más grande y mejor. Y acabas entendiendo que no podemos quedarnos en la linea que separa lo de dentro con lo de fuera solo por miedo a perder, por curiosidad a lo que pasará. No podemos hacer eso, porque eso nos impide ver lo que hay en las demás puertas. Ponemos los cinco sentidos en eso y ahí es cuando realmente pierdes. Así que acabas abriendo los ojos y dejándote llevar, yendo a la puerta que más te atrae, porque sí, porque tu impulso te lleva. Y ves algo que te gusta, algo que te atrae a ella, algo que te apasiona. Pero sabes que aunque sea algo que llevabas buscando mucho tiempo, es algo difícil. Y te planteas si seguir o retroceder, si realmente valdrá la pena el esfuerzo y el sacrificio o debes quedarte fuera buscando puertas o ventanales por los cuales entrar, elegir o retroceder al mismo y ver que pasará. Y por culpa de todo eso, pierdes oportunidades que quizás, solo quizás, no vuelvan jamás. Pero lo verdaderamente importante es hacer lo que te apetezca pero siempre teniendo claro que otras opciones tienes y nunca cegarte. Y si quieres luchar, lucha. La vida sin riesgo no es nada. A veces se gana y otras se pierde, pero siempre intentándolo. Nunca se debe perder por no haberlo intentado. Y valorar los pequeños detalles, a las personas, a los momentos... Valorar la vida, valorar cada segundo que nos regala la vida y aprovecharlos siendo feliz. Vendrán momentos difíciles y a veces, tanto como se está abajo, se está arriba. Pero todo eso hay que afrontarlo con una sonrisa de oreja a oreja porque vendrán tiempos peores y todo esto es lo que te ayudará a seguir en un futuro.

martes, 13 de agosto de 2013

13. "Despedida" el día de tu cumpleaños. ARC13

Aunque el título diga que este episodio era el final, la despedida, no será así. No quiero despedirme nunca de ti y menos un día como hoy. Pero hablemos del final de todo.
Todo fue muy raro y muy rápido. Te hablaba de vez en cuando por whatsapp y todo comenzó cuando contestaba tu madre o tu hermana diciendo que estabas ingresada, que pronto podríamos hablar. Pasaba el tiempo y no recibía un solo mensaje tuyo. Volví a hablarte. Volvieron a contestar ellos. Así fue hasta que una tarde, mientras estudiaba, me entró curiosidad y entré en tu tuenti. Vi comentarios un poco extraños, me entró el pánico y hablé con tu madre. Nadie contestaba. Vi en twitter mensajes más extraños aún, pero prefería una confirmación antes de armar algo. Al día siguiente, en el instituto, la obtuve. Y pensar la de planes que tenía sobre ir a verte, las ganas que tenía de verte y de ir a ver como estabas y querer despedirme por última vez de haber sabido esto. Me resulta raro hablar de esto, me resulta raro que todo surgiera tan de repente, me resulta raro que no estés. Y digan lo que digan, sea cual sea la verdad, aunque la sé, quiero y necesito volver a verte. Pensaba que te volvería a ver y lo sigo pensando. Te noto tan cerca que... No me termino de creer esto. Y ya hace más de un año desde que te vi por última vez y tal día como hoy hace 3 meses de lo ocurrido pero también cumples 16 años. 16 añazos, esos que deberías estar disfrutando ahora. Por Valencia, por Francia, por Alcalá o por donde quiera que fuese.
Hoy tu madre visitó estas tierras. Siento como si hubiera tenido un reencuentro contigo. En sus ojos te veía a ti. En su sonrisa veía la tuya. Y no podía evitar echarte de menos. Te echo de menos. Te tendré más cerca que nunca. Tu olor, tu camiseta, tu foto. Siento que hay alguien a mi lado dándome fuerzas. Sé que eres tú. Y ahora tengo más presente que nunca nuestra frase. Sempre al teu costat. Desearía que nada de esto hubiera ocurrido nunca y hoy poder desearte un feliz cumpleaños como mereces. Pero no ha sido así. La vida ha querido esto y quizás haya un por qué, pero yo no lo encuentro.
Felicidades de nuevo. Nunca me olvidaré de ti, ni de los tuyos. Eras, eres y serás lo más grande. La que me enseñó la verdadera amistad. Alba Rosso Cerquera, la mejor. Gracias, mil gracias por todo.
Te quiero, Alba.
13Mayo.

lunes, 12 de agosto de 2013

12. Perdimos el contacto poco a poco. ARC13

No, esta vez no perdimos el contacto por culpa de problemas entre nosotras. Eso estaba más que superado. Esta vez fue porque andabas más ocupada y yo también y pocas veces podía parar a hablarte. Pero eso no quería decir que no te pensara, te echara de menos ni me preguntara cuando volvería a verte ni como estarías. Lo que no sabía era que no volvería a verte más.
Pasaban los días y pasó el verano. Ese verano lo pasé sin ti. Intenté hacerme ver que no te echaba de menos pero no lo conseguí, lo hice y mucho. Pasó el verano y ya solo me quedaba esperar y pensar que al siguiente te vería.
Pasaban los días, entré en tercero de la ESO y mis vicios a los estudios y a superarme día a día me hacían olvidar un poco al mundo. En realidad no te olvidaba, pero tampoco tenía tiempo a mantener una conversación decente contigo. Pero sé que esa gran amistad que teníamos no se iba a perder por no hablar. Porque era algo tan grande lo que teníamos que no se pierde por nada. Simplemente volveríamos a hablar y nos pondríamos al día y todo solucionado. Contigo todo era así de fácil. Contigo todo era así de sencillo, de simple. Contigo todo eran alegrías. Contigo todo era diferente, contigo el mundo parecía menos malo. Dabas ese brillo, esa luz, esa alegría, esa sonrisa necesaria y ese punto de positividad necesario para seguir adelante. Todo esto y más te hacía muy grande.

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo

domingo, 11 de agosto de 2013

11. Tercera despedida. ARC13

Solo estuviste una semana aquí y, evidentemente, esta despedida no supera a la segunda aunque si iguala a la primera. La segunda fue especial. Demasiado especial diría yo.
Una despedida, normalmente, se basa en abrazos, besos, frases de despedida y a veces alguna que otra lágrima. Pero lo que más se siente es lo que uno lleva dentro y no es capaz de expresar porque no existen palabras que lo especifiquen con la exactitud que requieren esos sentimientos. Con ella he vivido tres despedidas y en todas ellas lo que más destaco es lo que se me ha quedado dentro. Y lo que se le quedaba a ella también, porque con solo mirarla a los ojos sabía que estaba deseando decir algo y no encontraba las palabras que describieran esos sentimientos y a veces una mirada dice más que mil palabras. Mirarla a los ojos me hacía saber mucho sobre ella, sobre lo que sentía y sobre su estado de ánimo. Y siempre o casi siempre estaba sonriendo, siempre estaba alegre y risueña como solo ella sabía estar y eso me alegraba y lo transmitía a todos. La hacía y la hace especial.
En aquella despedida me diste un abrazo muy especial, como todos los que me dabas. No pude estar hasta el último momento contigo porque tenía clases, pero me alegraba saber que hice todo lo que estaba en mi mano para que pasaras una buena semana y que te irías con buen sabor de boca. Y lo mejor, que volverías. Que si te ibas era para volver. Que esa semana acabó, pero comenzaba otra cuenta atrás para verte en verano o en el próximo año. Aunque no fue así, aunque ya no volveré a verte, yo sigo teniendo esa esperanza. Sigo esperándote y lo haré toda mi vida si es necesario.
Gracias por esa semana a tu lado. Como siempre, estuvo llena de risas, buenos momentos, confesiones y ponernos al día... Comenzó la semana con un abrazo y terminó con otro. Y con miles de recuerdos más para añadirlos a nuestra historia. Una historia que solo tú y yo sabremos lo que había en ella, lo que sentíamos y lo que nos queríamos. Y yo con esa historia aprendí el verdadero significado de la amistad. Gracias por esos momentos tan tuyos y míos.

Tercera despedida pero no la última. No quiero despedirme de ti nunca. Siempre estaré contigo y sé que siempre estarás cerca de mi.

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.

sábado, 10 de agosto de 2013

10. Semana Santa juntas. ARC13

Todo volvió a la normalidad. Eso era otra de tus buenas facultades, otra cosa que te hacía destacar entre los demás. Tenías ese don de hacer que todo fuera más fácil de lo que es. Hiciste que eso de volver a la normalidad fuera simple, fuera un proceso rápido. En casos normales con personas normales ese proceso suele ser más costoso pero contigo no lo fue. Eras especial y seguirás siéndolo siempre.
Y ya que todo volvió a ser lo que era, mis ganas de verte también volvieron. En realidad siempre estuvieron, pero ahora estaban aún más. Nuestras tardes se resumían en: "ALBA, VEN EN SEMANA SANTA", así todos los días a todas horas y acabaste viniendo. No sé si por pesada pero... viniste y era lo que importaba.
Realmente fue la semana después de Semana Santa ya que allí en Valencia estabais de fiesta.
Cuando llegaste, quedamos en el Central Park. Antonio y yo te hicimos una broma pero al fin pude abrazarte de nuevo. Fueron unos días bonitos, intensos... Por el club, por el parque... Y ahora se podría decir que todo eso me recuerda a ti y me cuesta estar en esos sitios sabiendo que he estado contigo y no podré volver a estarlo.
Lo mejor de esa semana fue tu caída. Esa caída fue... Épica. Fue increíble... Estabas siempre en el suelo, pero aquella fue para verla. Hasta para caerte lo hacías con estilo. Fue a cámara lenta, podía ver tus gestos. Fue increíble, no puedo parar de reír y recordarlo. Y tampoco puedo parar de echarte de menos, a ti y a esas risas contigo.

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.



viernes, 9 de agosto de 2013

9. Reconciliación. ARC13

Todo se desmoronó y con ello las promesas. Pero no quería perderte. Me dolía en el alma perder a una amiga que tanto quise, que tan sincera había sido conmigo y que tanto me había demostrado aún estando a kilómetros de mi. Hiciste algo que esperaba de cualquiera persona menos de ti, pero no te faltó sinceridad y, por mucho que me doliera, todas esas cosas merecían ser valoradas.
Me acordaba de ti todos los días y, después de todo, no podía evitar verte conectada y no hablarte y pensar que vendrías a Alcalá y no podría ni mirarte a la cara. Me dolía pensar que si eso seguía así nos convertiríamos en extrañas. Yo sabía que lo sentías, que no lo hiciste con mala intención y que querías lo mejor para mi si eso significaba privarte de cosas y todas esas cosas y más detalles los valoré a la hora de arreglar las cosas.
Contigo cada momento, por bueno o malo que sea, se hace especial. Y aquella reconciliación lo fue. Me dijiste que lo sentías millones de veces. Me dolía verte tan mal y yo era más contundente que nunca. Más dura, más insensible. Pero contigo me era imposible sacar un poco de carácter. Nunca podré compensarte los malos momentos que te hice pasar. Ya nunca podré. Los momentos que pasé yo me dan igual, solo me importaba tu felicidad. Pero esa sonrisa, esa voz de pito pero a la vez dulce y esos rizos rubios a la par que decías: "Dame besitos de esquimal" o "Deja a Nono y vente conmigo" hacían que olvidara todo y sonriera a tu lado, como siempre he hecho. Ahora la diferencia es que lo haré por y para ti.

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.

jueves, 8 de agosto de 2013

8. Todo se desmorona. ARC13

A veces las cosas no son como esperas, como planeas ni como quieres. No existe nada perfecto, toda persona tiene sus más y sus menos y por eso chocan. Nosotras chocamos, fuiste sincera conmigo pero el daño ya estaba hecho y aunque es mejor tarde que nunca, no pude evitar enfadarme.
Después de aquella ultima mañana y aquella despedida tan perfecta, llegaron a mis oídos ciertas cosas que no me gustaron... Evidentemente me enfadé. No debí haberte hecho pasar por ese momento y debí haber valorado desde el primer momento tu sinceridad... Lo ocultaste durante meses pero terminaste contándolo todo, aunque eso me dolió mucho...
Pasaba el tiempo y nada era como antes, no conseguía olvidar, no conseguía intentar no tenerlo en cuenta y eso nos pasó factura. Aún así no paraba de pensar en ti, de preguntarme como te iría todo, como estarías, como sería tu vida, tus notas, tus amigas... Como sería todo. Te echaba de menos y siempre dije que los buenos momentos superaban a los malos con creces. Quizás por eso te echaba de menos y no había manera de no hacerlo. Y moría por hablarte, decirte que te quería... pero moría de rabia por dentro de tan solo recordarlo.

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.

miércoles, 7 de agosto de 2013

7. Segunda despedida. ARC13

Todo lo bueno acaba, por segunda vez. El segundo verano a tu lado que, junto al otro, han sido los mejores. Y, como en el primer verano, hubo una despedida. Esta un poco más emotiva.
Después de tantísimos momentos, de tantas risas, de intentar que tus abuelos te dejaran salir diciendo que era mi cumpleaños y que me regalaran un bolígrafo en forma de pepino e igualmente no te dejaron salir, después del camarero acosador, de miles de aventuras, de miles de historias... Después de todos los buenos ratos, todo acababa y con la esperanza y la promesa de que volverías.
Días antes de irte, nos sentamos en el pasillo de los vestuarios junto a más gente y pusimos la canción de "Cuando me vaya". Intentábamos grabarlo. Te di dos cartas, una que hice para la ocasión y otra que iba a mandarte por correo y entre una cosa y otra no pude. Te quería leer la adecuada para aquel momento, pero no pudimos evitar soltar unas lágrimas todas las personas que estábamos allí. Entre la canción y la carta, no pudimos grabar ni tampoco terminar. Fue un grandísimo verano, mejor que el anterior y no quería que te fueras. También me diste una carta, pero no me dejaste leerla hasta irme a casa. Los días previos a tu despedida lo pasamos mal. La canción siempre estaba presente y no esperábamos aquella despedida... Pero llegó.
Tu último día en Alcalá. Marchabas por la tarde pero te pedí que fueras al club por la mañana, que iría a verte. Nos hicimos fotos, pasamos buenos ratos y como te había prometido siempre, no te fallé. Ni el último día. Pasaron cosas, surgieron dudas... Pero prefería pensar en el último día y disfrutarlo. Sabía que ese día iba a llorar y no quería. Me hice una foto que pusiste de fondo. Te regalé dos colgantes, aunque solo llevabas uno, y una pulsera. Pero las horas pasaban y a las 14:00 debías estar en el aeropuerto. Te fuiste, te di el último abrazo y rompimos a llorar. Pero tenías que irte.
Fue la despedida más perfecta, el verano más perfecto y los días más perfectos a tu lado. Llenos de verdaderos sentimientos y que demostraban lo verdadero que era todo. Aunque no sabía que venían momentos más difíciles...

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.


martes, 6 de agosto de 2013

6. Segundo verano juntas y camarero acosador. ARC13

Después de ese bonito y emotivo reencuentro y de toda la espera de 9 meses, nos tocaba vivir otro grandísimo verano juntas. Podría decir que han sido los dos mejores veranos de mi vida y, aunque el verano del 2011 no acompañaba mucho respecto a ciertos temas, tú estabas ahí, me animabas, me acompañabas en todo momento y bueno, no puedo tener quejas contigo y lo feliz que me hiciste. Para ti también fue difícil en ciertos aspectos, pero eras más fuerte que todo.
De aquel grandísimo verano quiero destacar las mañanas en el campamento, jugando al tenis. Otro verano más, hiciste millones de amigos y me tenías a mi. Y para mi, tenerte a ti fue el mayor regalo.
Pero como dice el título, de este segundo verano, aparte de las mañanas del campamento, lo que más hay que destacar es al camarero acosador. Sí sí, camarero acosador.
Durante las mañanas en el club, el camarero un día te hizo una rosa de tomate. Nuestro querido Diego, Harry Potter para los amigos. Te lanzaba miradas seductoras. Le encantabas. No podía resistirse a esos encantos, a esa sonrisa y a esos rizos rubios. Pero una noche, cenando, el camarero pasó a mi bando. Lo recuerdo y no puedo parar de reír... Estábamos todos cenando y el camarero me hizo "cosquillas". Me prestaba bolígrafos diciendo que era el único que tenía y se los devolvía rotos. Lo llamábamos y le decíamos: "Oye oye... ¿a que jode venir pa' ná?" Pero le encantaba venir y vernos, le encantábamos. No parábamos de gastarle bromas. No paraba de reír. Joder, que perfectos eran los momentos a tu lado. Y que perfecta eras y seguirás siendo tú, princesa.

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.

lunes, 5 de agosto de 2013

5. El reencuentro. ARC13

Después de no vernos en 9 meses, de haber mantenido el contacto aunque nos costara mucho ser lo que éramos solo por internet, no había acabado nada y hubo un reencuentro. Llegó el verano, el esperado y ansiado verano. Y eso significaba volver a verte.
Pocos días después de que abriera la piscina me comunicaste que vendrías. Ese día estuve en el club desde por la mañana. No recuerdo exactamente a donde fui ni que hacía, solo recuerdo que me dijeron que habías llegado, fui al recinto de la piscina, te vi y te di el mayor abrazo que le he dado a nadie nunca. Ese abrazo no se olvida. Ese abrazo ha sido el mejor que me has dado. Te vi más alta, más delgada, más risueña, más alegre, más bonita. La voz más de pito, mismo acento... Te hacían falta días en Alcalá para empezar a decir "illo" o cosas así, siempre te pegábamos nuestra forma de hablar. Llevabas esa camiseta azul del monstruo de las galletas. Joder, que guapa eras. Que brillo tan especial y tan bonito traían esos ojos. Fue la alegría de mi vida tenerte allí de nuevo, lo necesitaba, lo quería con todas mis ganas. Y hablar, hablar y hablar. Y reír aún más. Fue el mejor reencuentro que he tenido con nadie nunca y el mayor ejemplo de que la distancia no siempre es el olvido. Si se quiere, se puede. 

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.

domingo, 4 de agosto de 2013

4. Mantener el contacto a larga distancia. ARC13

Aunque el verano había terminado y tú ya te habías marchado a Valencia, no había por qué acabar con la amistad. Te confesé que ese era mi mayor miedo, el perder la amistad porque te habías convertido en alguien muy especial. Y tú, como grandísima persona y mejor amiga aún, no fuiste menos. Mantuvimos el contacto.
Al principio, hablábamos día a día, me contabas como te iba en el instituto y esas cosas. Me preguntabas como me iba con Nonaino, como iban las clases y esas cosas. Pasaba el tiempo, andábamos más ocupadas y no podíamos hablar tanto. Pero cuando lo hacíamos, parecía que no habíamos dejado de hablar en ningún momento. Nos poníamos al día y así íbamos. Yo no paraba de decirte que vinieras en Semana Santa, que te echaba de menos. No paraba de necesitarte. No paraba de escribirte entradas en tuenti, te hice hasta una carta que no pude mandar pero que finalmente te di. En esa carta pedía a los Reyes Magos que te trajeran conmigo. No paraba de mirar aquel papel de recibo del bar en el que ponía: "Alcalareña, te quiero". Te eché de menos, se me pasó muy lento el año y no creía que el verano llegara algún día. Pero el hablar contigo día a día me daba fuerzas. Tú me transmitías esa fuerza y eso me ayudaba a seguir.

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.

sábado, 3 de agosto de 2013

3. Primera despedida. ARC13

Todo lo bueno siempre acaba. Todo tiene un final y aquel maravilloso verano no podía durar eternamente. Fue, como ya dije, el mejor verano de mi vida. Conocí a una gran persona, pero todo tiene su fin y la despedida tenía que llegar algún día.
Fue una despedida simple puesto que te conocía poco, poco referido al tiempo porque te conocía de tal manera que parecía que eramos amigas de toda la vida. Después de aquella despedida creía que no íbamos a poder a mantener el contacto, que nada volvería a ser igual el verano siguiente. Le cogí demasiado cariño a tus abuelos, te lo cogí a ti... Y quería que nada cambiara. Solo quería eso.
Lo dicho, fue una despedida normal. Pero gracias a tus actos, me hiciste saber que nada iba a cambiar. Al día siguiente de tu partida, un "amigo" me dio una especie de carta tuya. Era el típico recibo del bar pero que detrás ponía: "Alcalareña, te quiero" Aquello hizo que tuviera confianza. Aquello hizo que no te olvidara jamás.
Fue una despedida triste, porque todas las despedidas lo son. Pero confiaba en ti... Era lo único que tenía cuando te fuiste, pero no perdí nunca esa confianza.

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.

viernes, 2 de agosto de 2013

2. Primer verano juntas. ARC13

Después de aquel día en el que te conocí, después de quedarme impactada con aquel acento, aquella voz dulce y aquella sonrisa que contagiaba a todos... después de todo eso vino lo mejor: primer verano a tu lado.
No sabía que te ibas a convertir en alguien tan especial ni que ese iba a ser el mejor verano de mi vida y gran parte de ello fue gracias a ti. Un día, otro, otro y otro. Los días pasaban y empezaste a juntarte con nosotras. Mundial de España, aún recuerdo como vivimos los partidos, te pintabas la cara, me contabas como te iba con el chaval y te ayudaba si algo iba mal. Todo eso nos daba lugar en un partido de fútbol, que al fin y al cabo ni lo veíamos ni nada. Los días iban pasando, cada día estaba más cerca el último día de verano. Te fuiste de nuevo en la fecha de tu cumpleaños, 13 de Agosto, pero volviste después. Compartíamos momentos, compartíamos gustos, aficiones, mañanas jugando al tenis... Lo compartíamos todo. Me decías lo buena que era jugando, insistías a los profesores para dar clases de tenis conmigo pero nunca te dejaban. Primeras fotos, primeras caídas tuyas en el fútbol y primeras risas. Bueno, mentira, primeras no. Otras muchas de tantas anteriores.
Me hiciste pasar el mejor verano de mi vida. Me hiciste feliz con tan solo una sonrisa y cualquier palabra de amor. Hiciste que todo fuera más fácil, más bello y lo mejor de todo ese verano era saber que tan solo era el principio.

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.

jueves, 1 de agosto de 2013

1. El comienzo de todo. ARC13.

No recuerdo el día con exactitud, pero si recuerdo con exactitud como fue.
Todo empezó una tarde normal y corriente en el club. Bueno, "normal y corriente". Yo no sabía que iba a conocer a una persona que, a pesar de la distancia y de todo, se iba a convertir en mi mejor amiga.
Gracias a rumores sobre una relación tuya con un chico del club empecé a fijarme en ti y tu forma de ser. Me dijeron que eras valenciana y quise conocerte, preguntarte cosas sobre ti y ayudarte en tu relación. Así que todo comenzó con un hola. Llamé al chaval y le dije que te llamara a ti también y ambos vinisteis. No entendía tus palabras, el acento valenciano era algo que me confundía mucho porque era la primera vez que lo escuchaba. Me impactó muchísimo, pero me encantó y esa voz de pito pero a la vez tan dulce... No pude evitar pensar que ibas a ser una gran amiga. 
Tan grande. Esos rizos rubios, esa sonrisa, esa alegría que desprendías hizo que te ganaras un hueco entre nosotros. Y así fue, un gran verano juntas.
Te echo de menos. Sigo pensando que volveré a verte. 
Quiero y necesito volver a verte.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.

sábado, 27 de julio de 2013

Para un grande.

¿Nunca habéis tenido la sensación de estar solos? Sí, eso de estar rodeados de mucha gente pero te sientes solo. Es la peor sensación. Y más aún cuando piensas: "joder, alguien tiene que estar ahí, nadie está completamente solo nunca". Pues sí. Nadie está completamente solo nunca. Cuando empecé a creer que no quedaba nada, que no quedaba nadie, empezó a aparecer gente. Quizás no aparecieron muchos, pero aparecieron los justos y necesarios.
En este caso en concreto no es que esa persona apareciera. Esa persona nunca dejó de estar ahí. Y yo lo sabía, sabia que estaba ahí, pero no llegué a valorarlo del todo como merecía. Y en ese momento, ríes. Ríes por todo. Porque esa persona está ahí dándote toda la amistad y todo el cariño que te haga falta, dándote apoyo y porque te hace reír. La risa nos da vida y esa persona me daba vida. Deje de sentirme así, sola, porque sabía que en ningún momento me iba a faltar su apoyo. Y esa es la mejor sensación.
Gracias, Vicente. Gracias por hacer los días un poco más amenos durante unos años. Por hacer que los momentos a tu lado sean tan divertidos y especiales. Y, ¿sabes lo mejor? No soy la única que lo piensa. No soy la única que piensa que tienes un corazón que no te cabe en el pecho, que eres un tío increíblemente grande y un ejemplo a seguir.
Quiero que tengas siempre presente que mi apoyo no te va a faltar. Que haré lo que sea necesario para tenerte siempre ahí, no quiero perder esta amistad por nada del mundo. Y también haré lo que sea para que sigas siendo ese tío alegre que conozco. Y no te va a faltar de nada, de verdad. Porque te daré lo que recibo por tu parte y mereces, que es todo.
No cambies por nada del mundo.
Esta era una entrada para felicitarte, pero me he atrasado un poco. De todas formas, decirte que te quiero muchísimo, que los 18 ni nada te cambien.
Gracias, mil gracias de nuevo. Y aquí me tienes.
TE QUIERO, IDIOTA.

miércoles, 17 de julio de 2013

Nuevo proyecto.

Bueno, aquí estoy de nuevo.
Voy a empezar un proyecto.  No estoy en mi mejor momento y bueno, ya todo el mundo sabe que escribir me desahoga, creo que a cualquiera. Cuando te falta alguien con quien desahogarte nunca está mal escribirlo, plasmarlo en un folio o aquí, en el blog. Por eso voy a explicar un poco. El proyecto irá por "capítulos". Constará de 13 capítulos y empezaré a publicarlo el 1 de Agosto. Un capítulo por día, y acabaré el 13 de Agosto. Sí, tres meses desde que se fue, que ya no está físicamente y el día de su cumpleaños. Y quiero contar desde el primer día hasta el último aunque un poco resumido.
No sé cuanta gente leerá esto y leerá lo que empezaré a publicar el 1 de Agosto. Pero tampoco le daré mucha importancia. Porque quiero que esto quede para el recuerdo, que al fin y al cabo es lo único que me queda y me quedará. Espero que esas personas que me lean les guste. Y ahora a preparar el primer "capítulo".

Un abrazo!

domingo, 26 de mayo de 2013

Hey, soul sister.

Pues nada, hoy me paso por aquí por una ocasión especial. El cumpleaños de las mejores personas que han pasado por mi vida. Mi prima, mi hermana, mi todo. La persona que a pesar de haber estado más de un año sin hablarnos, ha vuelto y ha seguido ahí, demostrándome su apoyo y que va a seguir siendo como mi hermana mayor siempre.
Debo darte las gracias. ¿Por que? Por todo. Porque en 15 años no me ha faltado de nada estando contigo. Tengo risas, tengo consejos, tengo lo mejor del mundo y eres tú, a mi lado. ¿Si estoy mal? Ahí estás tú. ¿Si estoy bien? Ahí estás tú. ¿Si estoy cabreada? También. En serio, es increíble, grandísimo e indescriptible lo que siento por ti. Lo que siento al verte y poder abrazarte todos los días. Y ver que no me importa nada más que no seas tú.
Muchísimas felicidades, princesa. De verdad, te deseo lo mejor hoy y todos los días de tu vida. Creeme que cuando tengas un mal día, un mal momento, aquí me tienes. No pienso fallarte, no pienso dejar que se borre esa sonrisa de tu cara, aunque estoy seguro que con esa gran personalidad que tienes, nunca se borrará.
Gracias por haber vuelto a mi vida y por estar dispuesta a aumentar esos años juntas. Gracias por ser mi máximo escudo y apoyo. Gracias por hacerme reír, por ser tú, por todo.
FELICES 17.










sábado, 18 de mayo de 2013

ARC, ETERNO.

Ni te imaginas cuanto te voy a echar de menos. Porque ni te imaginas lo que llevo echándote de menos todo este tiempo sin verte.
Casi 4 años a tu lado. Desde el primer momento en que te vi, empezamos a compartir bellos momentos. Aún no termino de creerme como será la vida sin ti. Sin esa dulce sonrisa, sin esos dulces ojos claros, sin esa voz de pito y ese acento valenciano. Sin que me digas "te quiero nena", sin que me digas "deja a Nono y casate conmigo, te haré feliz", sin que me pidas besitos de esquimal. Sin esas caídas taaan tuyas, porque te llevabas todo el día en el suelo. Sin esos momentos hablando de todos los problemas y no tan problemas. Sin hacerte todas esas bromas. Sin esas cartas, esos guiños y esos abrazos cuando llevábamos sin vernos 1 año. Sin tus más y tus menos. No sé que haré sin todo eso. Y lo pienso y no me lo creo. No me creo que a la persona que tanta felicidad repartía a todos le haya pasado esto. A la persona menos merecida. Aún sigo sin asumir eso de pasar el primer verano sin decirte que vengas. No termino de asumir eso de no poder llamarte por teléfono, hablar contigo por chat y enfadarme porque no me echabas cuenta. Y sí, he sido una estúpida y volvería meses atrás para poder decirte lo mucho que te quiero y lo siento. Porque ni imaginas lo que llevo yo adentro. Nadie imagina lo muchísimo que te he llegado a querer y te quiero y nadie imagina lo muchísimo que lo siento por todos los malos momentos que te he llegado a hacer pasar. Sí, tú y yo y todo el mundo tiene sus más y sus menos, pero era incapaz estar mal contigo. Daría todo el oro del mundo por volver a verte, por abrazarte, por darte millones de besos, por verte caer las veces que haga falta y yo caerme contigo. Pero siempre te ayudaría a levantar y me hubiera gustado estar ahora ahí para ayudarte a seguir peleando. Daría lo que fuera por pasar una tarde más a tu lado y poder despedirme. Porque todo esto te ha pillado lejos de mi. Siento mucho no haber podido ir a verte, pero créeme que visitaré tu tierra a menudo, o lo intentaré, para ver por donde corrías, salías, te caías y eras feliz.
La vida es injusta. Un día te da y otro te quita. Y a mi y a muchas personas nos ha quitado la sonrisa. Esa sonrisa que tú nos contagiabas. Nos haces mucha falta, no sabes cuánto. Es verdad eso de "nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes". Yo tenía a la amiga más grande. A esa amiga que, a pesar de estar a kilómetros de aquí, no me olvidaba. Y cada año era una larga espera con una bella recompensa: verte, abrazarte y pasar bonitos meses de verano a tu lado. Confiabas en mi, ibas siempre con la verdad por delante por mucho que pudiera dolerme y joder, te lo agradezco, gracias.
Y no olvido esos momentos junto a todos, en el club. No sabes lo mucho que sentimos tu ausencia y lo mucho que te queremos. Y seguro que más de uno nos arrepentimos de no demostrar las cosas antes. Muchas gracias por hacernos reír tantísimo, por aguantarnos y por querernos. Gracias.
No sabes lo duro que va a ser todo sin ti y lo mucho que me va a costar seguir y asimilar que ya no estás, aunque quizás estés en otro mundo mejor.
Espero que, estés donde estés, sepas que lo siento muchísimo por todo y que te quiero, como nunca he querido a una amiga. Fuiste la excepción de "la distancia es el olvido". Porque no es así. No es cierto.
Gracias, por esas cartas en servilletas del bar. O esa carta en un folio de publicidad. Por pasar aquella última  mañana de verano a mi lado. Por llorar conmigo esos últimos días con la canción de Melocos. "Que cuando me vaya, no caiga una lágrima por mi". Debo pedirte perdón, porque están cayendo muchas.
Simplemente gracias, por ser tú y dar todo de ti siempre.
Eras, eres y serás lo más grande.
Te quiero, Alba Rosso Cerquera.

sábado, 2 de febrero de 2013

El Diario de Noa.












Tan solo pido que no me sueltes nunca. ¿Es eso mucho pedir? 

4 de Septiembre.

Y aquel día, te iba a decir que me gustabas. Y se me adelantó la sonrisa...




¿Para qué mirar al pasado?

Y, ¿de qué sirve darle vueltas al pasado? ¿Para qué sirve ver cuánto ha cambiado todo? ¿Para lamentarte, sufrir, echar de menos y estar mal? ¿Para lastimarte el corazón comiéndote la cabeza buscando la solución a algo que no tiene? ¿Para eso? Pues no, me niego. Si algo he aprendido en la vida es que, dándole tiempo al tiempo, todo vuelve a su estado normal. "Tiempo al tiempo". Ese era y seguirá siendo mi lema. Y a estas alturas, no me puedo quejar de nada de lo que ha hecho el tiempo. Algunas veces he tenido que esperar más tiempo y otras veces, menos. Pero todo ha vuelto a la normalidad. Todo. Por eso mismo, ahora quiero mirar al futuro. Ese futuro que todos dicen que ya está escrito, pero yo pienso que no. Pienso que con todo ese esfuerzo del presente, conseguirás labrarte un futuro mejor o peor. La vida es un libro. Y aún quedan muchas páginas por escribir y yo quiero escribir las mías, con mi esfuerzo y la gente que me quiere y quiero a mi lado.



Y vosotros, ¿qué queréis en vuestro futuro? ¿Lo tenéis claro? Yo sí. Me gustaría tener muchas cosas, pero me conformo con lo mínimo. Y para mi, lo mínimo y esencial es pasar toda una vida a su lado. Tener nuestro trabajo, buscarnos una buena casa o un buen piso, mejor o peor, pero con tal de vivir bajo techo y a su lado basta. Conseguir nuestras metas y crear nuestra familia. En esa familia, no deben faltar Noelia, Almudena, Pablo ni Alejandro. Quiero verle sonreír al ver a sus niños crecer, al ver como se les caen sus primeros dientes. Quiero verle enojar cuando tengamos esas típicas discusiones de ver quien se levanta a cambiarle el pañal a los niños de noche. Quiero que enseñemos juntos a nuestros niños a montar en bici. Quiero una vida junto a él. Y no pido una vida perfecta, una casa perfecta, un trabajo perfecto ni unos niños perfectos. Pido una persona que me quiera, lo mínimo para poder vivir y salir adelante y unos niños que me quieran. Y enseñarles a mis pequeños decir "gracias". Darles una educación y una vida como merecen. Darles todo de mi, a ellos y a él. Porque mi amor hacia ellos será/es tan grande, que para mi serán la perfección personificada. Y teniendo todo eso, mi vida será más que perfecta. Y tampoco pido una boda perfecta ni una petición de mano perfecta. Yo con un simple "Perdona, pero quiero casarme contigo", soy feliz. Y con una boda a su lado y con la gente que me quiere, me basta.
No quiero una vida perfecta. Solo te quiero a ti. Y a mis sueños. Tus sueños. Nuestros sueños. Y cumplir juntos lo que un día dijimos.
Nada ni nadie.
Nunca y siempre.
4 de Septiembre de 2010, 20:45.
TE AMO.

viernes, 1 de febrero de 2013

Siempre seguiré sonriendo.

Y siempre, siempre seguiré sonriendo sin importar lo destrozada que esté. Sin importar lo que quede por venir. Sin importar esos recuerdos que a veces te parten en dos. Sin importar nada, siempre seguiré sonriendo. Dedicando todas y cada una de mis sonrisas a mis amigos, familiares, gente que no está presente pero sí en mi corazón y... a mis enemigos, para que les queme el alma por dentro al verme triunfar. Porque no he venido a este mundo a quedarme de brazos cruzados a ver como pasa el tiempo, los momentos y las personas... He venido a este mundo a hacer mis sueños realidad. A proponerme mil y unos objetivos, mil metas y alcanzarlas todas. He venido a este mundo a triunfar y a que todos vean mi triunfo.

Te amo.

Que quiero que estés conmigo aquí y ahora. Quiero que me abraces cuando me veas tiritar. Quiero que me cojas de la mano cuando me sienta insegura. Quiero que me beses cuando veas que estoy de bajón. Quiero que, cuando me veas desconsolada, me digas que tú serás mi infinito. Quiero que me agarres de la cintura para tranquilizarme cuando me altero. Quiero que me susurres al oído “pequeña”, para hacerme sentir grande. Quiero que te acerques y me llames “princesa”, porque sabes que me siento como una de verdad cuando tú estás cerca.

jueves, 31 de enero de 2013

Vuelvo de nuevo y para dar las gracias.

No paro de mirar atrás, al pasado y lo único que veo es lo mucho que ha cambiado todo. No sé si decir que ha cambiado para bien o para mal, pero ha cambiado. Aunque a estas alturas no sirve de nada lamentarse, aunque nunca viene mal recordarlo un poco todo.
He de admitir que la mayoría de las cosas han cambiado para bien, pero que a estas alturas empiezo a echar de menos esas cosas, momentos y personas que ya no están  y que en su día ocuparon un papel muy esencial. Perdí, recuperé, perdí y volví a recuperar a mi mejor amigo. Esta última vez, ya nada ha vuelto a ser como antes y solo queda recordar, recordar como fue todo ya que no volverá a ser igual. Esa persona sabe que me dirijo a ella. Esa persona no sabe la mitad de las cosas... Me costaba cada día levantarme teniendo la sensación de que ya no estaba, de que todo iba de mal en peor. Que otra persona, que no era yo, estuviera disfrutando su gran amistad en mi lugar, me mataba lentamente, podía conmigo. Esa persona ha cambiado, yo he cambiado y lo último que debo hacer ahora es lamentarme. Porque si todo cambió fue porque quisimos. Lo que tampoco sabe esa persona es que ocupó, ocupa y ocupará un lugar muy importante en mi corazón y que la quiero, a más no poder, a pesar de todo. Porque ha sido la mejor amistad que he tenido, una persona que me ha cuidado, ha dado todo por mi, me ha escuchado, apoyado y ayudado... Y que a pesar de nuestros fallos, aquí estamos, juntos.
Por otra parte, el distanciamiento con muchas otras personas ha sido grande. Y en estos días en los que no paro de recordar, no puedo evitar echar de menos miles y miles de momentos vividos con ellos, esas miles de risas, ese apoyo incondicional, esa ayuda que tenía día a día cuando todo iba de culo. Esos amigos con los que compartí un gran verano y que a pesar de todo y de lo "poco" que he vivido junto a ellos, siempre quedará marcado aquí, en mi corazón, muy profundo. Porque pisaron fuerte y dejaron huella.

Y estas son mis sensaciones a día de hoy. Y no hay peor sensación que esta. Echar de menos a personas con las que has vivido momentos increíblemente grandes y que en estos momentos, ves imposible volver a vivir momentos así. Aunque nada es imposible, tan solo queda luchar o aguantarse y yo voto por lo primero.
Aunque diciendo todo esto, parece que en estos últimos meses, mi vida ha sido una mierda y no. He tenido el apoyo día a día de una persona que, a pesar de esos altibajos, nunca ha fallado. Nunca ha fallado cuando necesitaba sonreír, soltar una carcajada... en definitiva, ser feliz. Esa persona que ha estado presente cuando no estaba gente que tanto me prometía. Esa persona que a día de hoy y siempre me está dando fuerzas para que siga adelante, luche y consiga lo que quiera y me proponga. Y por esto y mucho más, mi vida no es ninguna mierda. Porque gente viene y va, pero siempre se tiene el apoyo de alguien especial y ese alguien es él. Y tú ya sabes que va por ti. Dicho esto, gracias, mil gracias por todo. Por esas cosas que no se pueden contar.

Y gracias a esas personas nombradas en la primera parte del texto por todo lo que han hecho por mi, por aparecer en mi vida, seguir en ella aunque no sea de la misma manera y por haber marcado tanto y dejar huella. Gracias por haberme hecho reír en momentos especiales. En serio, gracias.

lunes, 28 de enero de 2013

TE AMO.

Aquí estoy, una vez más, para dar las gracias. Para expresarme, para decir todo lo que ha pasado por mi cabeza en estos últimos 2 meses. Y una vez más vengo dirigiéndome a la misma persona: al amor de mi vida.
Sé que él lleva esperando esta entrada bastante tiempo, pero eh, mejor tarde que nunca y además, más inesperado que nunca.

Y como es costumbre, empiezo con un GRACIAS. Grande, en mayúsculas, en negrita, subrayado y con todo su significado completo.

Hemos pasado nuestra "primera" Navidad juntos. Lo pongo entre comillas porque ha sido la primera en la que hemos hecho todo lo que hemos soñado y deseado desde hace tiempo. La primera en la que todo ha ido sobre ruedas, en la que, si nos hemos peleado, ha sido por saber quien quiere más a quien.  La primera de las muchas Navidades que nos quedan por pasar juntos. 

Navidad. Esa palabra y esas fechas que, como ya sabes, tienen un significado especial para mi. Esas fechas que me traen recuerdos, que tanto añoro a gente... Esas fechas que siempre he temido y que tú has conseguido que sean especiales, que sea feliz y que sea el principio de algo especial. Tú, tú y solo tú. Que estas consiguiendo que supere mis miedos, mis temores... todo, y estás haciendo de mi una niña feliz, alegre, simpática... y que se da a valer.

"Amigos". También lo he pasado mal por eso. Me ha vuelto a pasar por 491020453091029121216113 vez lo mismo. Lo he dado todo por alguien que no daba nada por mi, por alguien que no conocía y que por muchas cosas que pasaran, no conseguía ver que esa persona no era buena para mi. Buscaba un amigo, un gran amigo, en alguien que no era nada. ¿Quién ha estado ahí para todo? ¿Quién se lo ha tragado todo? ¿Quién lo ha pasado mal por mi y conmigo? ¿Quién? Tú, tú y tú. Y una vez más, me demostraste que las cosas, las mejores cosas, surgen de la improvisación. Me demostraste que los mejores amigos, vienen solos. Y sí, lo verifico, porque han venido solos. (Hago un paréntesis y aprovecho esto para darle las gracias por todo a Jorge Benítez y Paula Blanco)

Y por último, he pasado momentos por los que nunca había pasado. Las notas no salieron como esperaba. Me esforcé y finalmente me quedó una. No pasaba nada, sabía que tu apoyo y tu ayuda la tendría y mírame, "quiero y sé que puedo", y sabía que iba a poder recuperarla, quería recuperarla y lo he hecho. 

Para terminar, GRACIAS. Mil gracias por ser mi mayor apoyo en esos momentos difíciles. Por demostrarme que como tú no hay nadie. Por hacerme sentir realmente querida. Por ser tú cuando estás conmigo. Por besarme, abrazarme, animarme... Por saber que hacer en cada momento para sacarme una sonrisa. Gracias, por demostrarme tantísimas cosas en tan solo una tarde. Por haber hecho todo lo que está en tu mano, mover cielo y tierra por mi. Gracias, por hacerme ver que siempre es siempre, que seguirás a mi lado pase lo que pase, por reír a mi lado, por no dejar que nada ni nadie te influya, por seguir a mi lado digan lo que digan y hagan lo que hagan, sobre todo esos envidiosos jajajaja. Gracias, por cumplir todas esas promesas a mi lado, por hacer de un día, un mes, un año, una hora y un simple número algo especial. Por hacer que un "te quiero" que sale de tu boca se convierta en mis ganas de vivir, por hacer que tus besos sean mi droga, el oxígeno necesario para sobrevivir.
Gracias, por permanecer a mi lado después de 2 años y 4 meses. 2 años y 4 meses especiales, únicos e increíbles. Y no quiero que nunca olvides que estoy realmente enamorada de ti, que eres y serás mi primer amor y el último
Nada ni nadie. Nunca y siempre
4 de Septiembre de 2010, a las 20:45. Hasta el infinito y más allá <3