Un mundo de colores y de ilusion.

Lectores.

domingo, 4 de agosto de 2013

4. Mantener el contacto a larga distancia. ARC13

Aunque el verano había terminado y tú ya te habías marchado a Valencia, no había por qué acabar con la amistad. Te confesé que ese era mi mayor miedo, el perder la amistad porque te habías convertido en alguien muy especial. Y tú, como grandísima persona y mejor amiga aún, no fuiste menos. Mantuvimos el contacto.
Al principio, hablábamos día a día, me contabas como te iba en el instituto y esas cosas. Me preguntabas como me iba con Nonaino, como iban las clases y esas cosas. Pasaba el tiempo, andábamos más ocupadas y no podíamos hablar tanto. Pero cuando lo hacíamos, parecía que no habíamos dejado de hablar en ningún momento. Nos poníamos al día y así íbamos. Yo no paraba de decirte que vinieras en Semana Santa, que te echaba de menos. No paraba de necesitarte. No paraba de escribirte entradas en tuenti, te hice hasta una carta que no pude mandar pero que finalmente te di. En esa carta pedía a los Reyes Magos que te trajeran conmigo. No paraba de mirar aquel papel de recibo del bar en el que ponía: "Alcalareña, te quiero". Te eché de menos, se me pasó muy lento el año y no creía que el verano llegara algún día. Pero el hablar contigo día a día me daba fuerzas. Tú me transmitías esa fuerza y eso me ayudaba a seguir.

Quiero y necesito volver a verte. Te echo de menos.
Sempre al teu costat.
Te quiero, Alba. 13Mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario